0
Share

El  Palacio de San Telmo de Sevilla fue construido entre los siglos XVII y XVIII. Su llamativa fachada de estilo barroco es una de las más famosas y características de aquella época. En definitiva, una parada obligatoria si visitas la capital andaluza.

Palacio de San Telmo

Su construcción comenzó el 10 de marzo de 1682 sobre unos terrenos ubicados extramuros de la ciudad, propiedad del Tribunal de la Inquisición. De esta forma, se pretendía ubicar en su interior la sede del colegio-seminario de la Universidad de Mercaderes, una institución que acogía y formaba a los huérfanos de marineros.

A lo largo de su historia ha ido ejerciendo diversos papeles como el de palacio Real o Seminario, hasta convertirse en lo que hoy es: la sede de la Presidencia de la Junta de Andalucía.

El palacio es de planta rectangular con varios patios interiores, uno de ellos central, torres en las cuatro esquinas, capilla y jardines. Su fachada mide 135 metros y luce las estatuas de diferentes sevillanos ilustres, obra del escultor Antonio Susillo.

Entre las distintas estancias de su interior, destacan el salón de baile la escalera principal. Además, alberga una capilla barroca donde encontrar entre otras cosas, la imagen de Nuestra Señora del Buen Aire, del siglo XVII o las pinturas de prestigiosos artistas como Domingo Martínez.

Horarios y precios del Palacio de San Telmo

Las visitas son gratuitas y guiadas en grupos que acceden a las instalaciones en una sesión de hora y media. La entrada deberá obtenerse mediante reserva previa.

Se puede visitar los días jueves, sábado y domingo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.