0
Share

Cuando nació Buenos Aires, Constitución era un lugar apartado y un sector de paso cuando había que trasladarse al sur. En el año 1887, la línea ferroviaria del Sur construyó la enorme estación, la que cambió por completo la apariencia del barrio.

Estación Constitución, Buenos Aires

Un poco de historia…

La estación de Constitución pasó por varias reformas con el paso de los años hasta ser la imponente edificación que es en el día de hoy, donde todos los días la recorren muchos pasajeros apurados por no llegar tarde a su destino.

En fines del siglo XVIII, los padres Bethlemitas inauguraron en este barrio un hospital al cual lo pusieron de nombre Convalecencia. Llegado el siglo XIX, se tomó la decisión de apartar del centro porteño la concentración de carretas, por ello, en el año 1821 se eligió la plaza de la Concepción para llevar a cabo esta tarea. Tiempo después, esta plaza desapareció, ya que allí se abrió la avenida 9 de Julio, en su cruce con la avenida Independencia. 

De esta forma, se convirtió en un gran comercio de frutos de Buenos Aires. Con el paso de los años, el mercado de la Concepción empezó a bajar su imagen. Esto provocó que la iniciativa de comenzar nuevos proyectos de tiendas en el lugar se mueva más para el sur. En el año 1857, el gobernador Pastor Obligado recomendó que se instale el Mercado del Sur del Alto en el sector donde se cruzan las calles Irigoyen, Cochabamba y Salta. Transcurridos unos años, el mercado tomó la denominación de Constitución.

En 1865, empezó a funcionar el Ferrocarril del Sud, el cual salía de la estación Constitución y se trasladaba hasta Chascomús. Esto llevó a que varias carretas viejas desaparezcan. Con una Buenos Aires ya federal, el intendente Torcuato de Alvear convirtió el mercado en una plaza y, llegado el año 1884, esta zona se transformó en un paseo. En el año 1892, la plaza Constitución se libró a todo público.

Interior de la Estación Constitución, Buenos Aires

Qué hacer en Constitución

Si nunca fuiste a Constitución, sentirás algo muy particular en este barrio, no tiene ningún parecido con otros barrios de Buenos Aires pero lo cierto es que es su corazón, que conecta la zona con otros lugares. No por nada, cada día pasan por allí nada menos que un millón de personas, en su mayoría trabajadores que se trasladan de un lugar a otro para cumplir con sus obligaciones.

Muchos definen a Buenos Aires como la “ciudad europea de América Latina”, pero lo cierto es que Constitución es muy distinto a eso, más allá de estar dentro de la capital nacional, veremos aquí diversidad de culturas. 

En el barrio de Constitución viven, actualmente, más de 45 mil personas. Es importante advertir que al salir de la estación hay que tener especial cuidado en el semáforo, ya que allí hay mucho tránsito de vehículos. 

Qué comer en Constitución

La gastronomía en Constitución es un punto importante de mencionar. Aquí encontraremos varias tiendas tanto dentro de la estación como por fuera donde ofrecen comida al paso, es decir, alimentos que se pueden ingerir mientras uno va andando. Al ser un sitio donde la mayoría de las personas que lo recorren tienen apuro, este tipo de negocios resultan muy funcionales.

En los locales gastronómicos de Constitución abundan las hamburguesas, los panchos, las empanadas y las pizzas. También los chipá, los panes rellenos y los pastelitos. Un sitio muy recomendado para comer al paso es El Lucero, con una gran variedad de alimentos para elegir. Podemos irnos con nuestro pedido o bien sentarnos en alguna de las mesas que tiene el local. 

Constitución es un lugar recomendable para visitar, sobre todo para apreciar el contraste que tiene este barrio con el resto de la Capital Federal.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.